Naranjo de Bulnes: subiendo con el Club Safe

No había acabado la primavera cuando David Núñez, uno de mis alumnos del curso de Técnicos de Escalada del CFEM, me comentó que una amiga suya portuguesa quería organizar una escalada al Picu con gente de su club y que si le podía pasar mi número. Agradecido le respondí que por supuesto y me puso en contacto con Ana. Hablamos pero sin cerrar nada por entonces.

Y así pasaron un par de meses sin concretar la fecha, meses en los que la Compa siguió haciéndose mayor, enriqueciéndose mientras disfrutaba de la compañía de clientes de fuera que venían a conocer el granito de la Zona Centro: brasileños, franceses, alemanes…

Hasta que finalmente llegó el mensaje de Ana, ya tenían decidida la fecha: el 4 de septiembre. Al final serían 5 cordadas portuguesas. Poco a poco se fueron definiendo las vías y cada de una de las cordadas: 4 cordadas querían ir a la cara Este y una sola a la Norte. El reto: llevar a 10 personas a la cima del Picu, no en varias veces, sino en un mismo día. “La primera vez que la Compa va a guiar en el Picu y vamos a empezar la casa por el tejado”, pensé.

Mientras, me puse a organizar mi parte de la logística y a reunir a los guías. Dani andaba guiando por Benasque, pero llegaría a tiempo. Ya solo faltaban otros tres y teníamos claro que qué mejor que fueran guías locales. Contactamos con Ángel Castro (Gelu), Pablo Alonso y Pablo Santiago Mata. Ya estaba todo en marcha.

Y llegó el 3 de septiembre. Tras varios días mirando la meteo, viendo como la cambiaban cada día, estábamos Dani y yo sentados en una cafetería de Arenas de Cabrales cuando vimos pasar a un grupo numeroso… “Van a ser ellos”, dijimos. Y así fue. Comandados por Manuel, el “presi”, los 10 integrantes del Club Safe llevaban ya un día por el pueblo debido a las 9 h de coche que tenían desde Lisboa.

Rápido nos organizamos y subimos para Pandébano, había que estar a las 20 h para la cena en el refugio y queríamos tener algo de margen por si teníamos algún percance. Y subimos tan bien que sin darnos cuenta llegamos arriba a las 18 h, entre alguna llovizna suave.

Llegaba la hora de la cena y nuestros 3 guías locales seguían sin aparecer. El tiempo a su vez también empeoraba. Apareció Gelu y luego Pablo Alonso. De repente uno de los guardas nos dice que el otro Pablo no venía… “¿Cómo?!!!, no j…”, pensamos… “no, que no viene a cenar, que no llega”, replica el guarda… Y respiramos…

Un rato más tarde apareció y por fin estábamos todos: 3 Pablos, 2 Pedros, 2 Nunos… esto parecía un trabalenguas… la cordada Nuno-Nuno iba a la Nani (Nuno-Nuno-Nani???, de verdad???) con Pablo Santiago, la Pedro-Pedro a la Martínez-Somoano con Gelu, David y Medina a la Espejismo de Verano con Pablo Alonso, Vítor y María José a la Cepeda con Dani, Manuel y Antonio a la Pidal-Cainejo con Pablo WhatsApp, como ya me había bautizado Antonio…

… si la lluvia nos dejaba… además quedaba organizarnos para no hacer un tapón al juntarse 4 cordadas en la Cepeda… Dejamos todo resuelto menos la lluvia, tocaba esperar y ver como amanecía. Igual nos tocaba cambiar alguna vía al día siguiente por el agua, pero bueno, ya lo veríamos.

Y amaneció igual, cerrado y mojado. Desayunamos. Una y otra vez salíamos a ver si escampaba. Esperamos un poco y finalmente nos pusimos en marcha hacia las 9, ¡horario de guías!, jaja…

Nubes que entraban y salían, un sol que no terminaba de calentar y la pared en muchos sitios empapada. Tocaba tirar de plan B, miramos a ver qué se salvaba e hicimos los cambios.

2 cordadas a la Cepeda: Nuno-Nuno-Pablo…

 

…y David-Medina-Pablo

 

Otras 2 cordadas a la Directa de los Martínez: Pedro-Pedro-Gelu…

 

…y Vítor-María José-Dani

 

Y por último Manuel-Antonio-Palan a la Amistad con el diablo…

El día poco a poco abrió y nos dejó un día fantástico, de esos en que un mar de nubes se abre a tus pies mientras llegas a la cumbre.

Desde aquí no podemos dejar de dar las gracias a todos por hacer de este día una experiencia inolvidable:

A Ana, la hija de Manuel, el verdadero cerebro encargado de coordinar a todo el grupo de Portugal, a sabiendas de que ella no podía venir… Te esperamos en la siguiente!!!

A Manuel y demás integrantes del Club Safe, por cómo se desarrolló todo. Fue un verdadero placer conoceros y trabajar con vosotros, sois un grupo 10, organizado, amable, disciplinado, alegre y presto a colaborar… UN 10, DE VERDAD!! UM PRAZER!!! Todos los guías hemos quedado muy contentos con vosotros.

Y a los guías, Gelu y los Pablos, gracias por todo!! Un placer conoceros y colaborar con vosotros. Hacer una actividad como esta sin conocernos y que todo saliera tan bien dice mucho de vuestra calidad como personas y como profesionales… UN 10!!! Quedamos encantados con la experiencia.

 

Texto: Palan Martín, alias Pablo “WhatsApp”

Fotos: Pablo Santiago Mata, Pablo Alonso, Gelu Castro, Dani Orte y Palan Martín