Samivel, de nuevo adelantándose a su tiempo nos hace mirarnos en el espejo en «los desiertos de todo el mundo»